Itinerario provisional

El itinerario

 

Quizás el punto más importante a tener en cuenta antes de empezar con el rally. Aspectos como las etapas, el tiempo estimado en cada país, las fronteras a cruzar y los visados son cruciales y deben de ser estudiados al milímetro antes de poner rumbo.


En mi caso, he trazado de manera provisional una variante a la ruta central facilitada por la organización. Al tener la doble nacionalidad, español y ecuatoriano encuentro muy a mi favor el no tener que solicitar ningún visado hasta llegar a Mongolia. 


La nacionalidad ecuatoriana me exime de pagar visados en Turquía y Rusia, mientras que la española me permite entrar libremente en Kazakstán, Uzbekistán, Armenia y Georgia. El único visado que tengo que solicitar es el de Mongolia. Más adelante escribiré un post sobre los visados y la burocracia en cada uno de estos países.


Mis cálculos apuntan teniendo en cuenta posibles inconvenientes en la ruta, problemas mecánicos, días de descanso, y visitas turísticas; una estimación de 45 días. No obstante, no me cierro a posibles modificaciones de la ruta, especialmente mientras me encuentre bordeando el Caspio, en caso de encontrar dificultades añadidas.


Los países que conforman la segunda mitad de las etapas como Kazakstán, Uzbekistán, y Mongolia destacan por su baja densidad de habitantes, paisajes desolados, carencia de infraestructura, y calidad pobre en sus combustibles. Son por tanto la parte más aventurera y difícil del rally, donde poco o nada tiene que ser dejado al azar, muy a pesar de lo que diga la organización. Hablaré más adelante de la equipación que llevaré a lo largo de esta aventura.


El rally finaliza en Ulan Ude, Rusia. Este punto se ha escogido debido a la facilidad para repatriar los vehículos de vuelta al continente Europeo usando el tren Transiberiano. Con anterioridad, esto se hacía en Ulan Bator, Mongolia pero con los sucesivos cambios en la legislación para donar los vehículos en meta, esto ha llevado a mover la meta unos kilómetros más al norte.